Cómo acariciar a un gato

Acariciar a un gato es un gesto a través del cual creamos un vínculo físico y emotivo entre él y nosotros, de manera que es importante que aprendamos a hacerlo de forma correcta, evitando molestias al animal y ofreciendo un cariño sincero, muy especialmente si el gato todavía no nos conoce lo suficiente.

Cómo acariciar a un gato

La importancia de acariciar a tu gato

A la hora de acariciar a un gato, nos podemos encontrar con cuatro posibilidades que son:

  • Es nuestro gato.
  • Se trata del gato de un amigo o familiar.
  • El gato lo vamos a adoptar de un centro.
  • Es un gato callejero o abandonado.

Y profundizando más todavía, encontramos otras dos posibilidades:

  • El gato ya nos conocía de otras veces.
  • Es la primera vez que entramos en contacto con este gato.

Como podemos observar, existen diferentes combinaciones, pero lo más importante de todo ello, es que independientemente de la que consideremos como nuestro caso específico, en todas ellas lo que buscamos es un contacto que establezca un nexo entre el animal y nosotros.

Ya sea para pasar un rato agradable y compartirlo con esta mascota, o incluso con el objetivo de atraerlo y demostrarle que lo queremos y lo vamos a cuidar, las caricias son el primer contacto que tendremos con esta mascota, por lo que debemos cuidarlo y hacerlo de forma adecuada.

Aprovechamos para recordaros que el hecho de acariciar a una mascota aporta bienestar tanto al animal como a la persona que la acaricia.

De igual manera, no existe edad para estas muestras de cariño y respeto mutuas, ya que podemos hablar tanto de gatitos bebés como adultos, gatos en adopción que buscan cariño o aquellos que ya tienen casa y estabilidad en sus vidas.

Cómo acariciar a un gato

Consejos para acariciar a un gato

Antes de daros los consejos pertinentes para realizar las caricias de forma adecuada, queremos hacer hincapié en que van dirigidas a todo tipo de gato doméstico o callejero, gatos recién nacidos o adultos, gatos pequeños y grandes, gatos abandonados y gatos en adopción, etc.

  • Asegúrate de que sabe que lo vas a acariciar: cada gato tiene su personalidad, de manera que los hay que facilitan las caricias, mientras que otros huyen de ellas incluso aunque confíen en ti. Por ello, lo primero que debemos hacer es asegurarnos de que sabe que lo vamos a acariciar. No lo hagas a traición o perderá la confianza en ti y te podrá acabar dando la espalda.
  • Evita las brusquedades: lo peor que podemos hacer es empezar a acariciar al gato de forma brusca. Es importante que seamos suaves y delicados, y conforme vaya confiando, podremos intensificar las caricias. Podemos decirle cosas bonitas, y asegurarnos de que está viendo nuestra mano, vamos acercando el dedo como jugando, y acariciamos primero con él, para después ir añadiendo dedos y la mano completa.
  • Intenta favorecer que sea él el que se acerque: cuando él se acerca, más de media batalla está ganada. Recuerda que pequeñas chucherías para gatos y similares, puede ser la herramienta ideal para conseguir un acercamiento más rápido.
  • Analiza las señales: estudia su comportamiento e intenta averiguar si está o no receptivo. Esto te ayudará mucho a conocer la intensidad de las caricias al principio. No es lo mismo un gato que se abalanza a tus brazos que otro que te mira a distancia prudencial con los ojos muy abiertos, y de igual manera, conforme vaya confiando, estaremos también atentos a las señales.
  • Empieza a acariciar con suavidad: debes ser suave sobre todo al principio, y sobre todo, no intensifiques demasiado rápido. Quizás hoy te deje sólo que le acaricies el lomo, y ya mañana te dejará que lo cojas y lo abraces, pero ten paciencia, porque el querer ir muy rápido puede hacer que deis muchos pasos para atrás, sobre todo si hablamos de gatos abandonados o que han sido maltratados.
  • Estas son las zonas que más les gustan: las primeras caricias deben ir dirigidas a zonas que les gusten y que no sean excesivamente delicadas como por ejemplo la cabeza y el lomo.
  • Las zonas sensibles son más íntimas: una vez que el gato ya confía en nosotros, podemos pasar a zonas más sensibles como rascar suavemente detrás de las orejas, la barriguita, la nariz e incluso puedes abrirle la patita y con el dedo hacerle cosquillitas en los pies (sí, los gatos tienen cosquillas en los pies).
  • Acaricia a favor de pelo: también es aconsejable acariciar en la dirección de su pelo, para evitar tirones y pellizcos, además de que al hacerlo al revés, generamos más electroestática, y puede dar alguna que otra pequeña descarga y asustarlo.
  • Durante las caricias, comprueba que está a gusto: mientras le estemos acariciando, en ningún momento deberemos forzar, y observaremos que el animal está relajado y disfrutando de la experiencia.
  • Acaricia con la palma, los dedos y las uñas: además de acariciarle con la mano completa, también puedes utilizar los dedos e incluso las uñas para rascar un poquito, suavemente. Hay zonas como el lomo en el que tienen terminaciones nerviosas, de manera que si acaricias con las uñas suavemente, les da una sensación rara, como si rascas el nervio directamente. Esto hay gatos a los que no les gusta, mientras que a otros les encanta, así que ya sabes, tienes que ir conociéndolo poco a poco.

Hay casos más sencillos, en los que podemos acariciarlo desde el primer minuto, y otros mucho más complejos, que pueden incluso requerir hasta meses de proceso hasta que se deje acariciar.

Generalmente esto va a depender de las relaciones anteriores que haya tenido el gato, es decir, el que está acostumbrado a que lo toquen, rápidamente suele confiar, pero aquel al que han maltratado o directamente ha crecido sin contacto físico con humanos, será mucho más complicado y requerirá mayor paciencia.

Como podéis ver, el acariciar a un gato es sencillo puesto que se basa en pautas bastante comunes en todos ellos. Sin embargo, muy especialmente si todavía no nos conoce demasiado, debemos asegurarnos de que lo hacemos con convicción y manteniendo su libertad, evitando así que sienta presiones que le puedan agobiar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.