El estrés en conejos

Seguramente, en alguna ocasión habréis escuchado algo acerca del estrés en conejos, y es que estamos hablando de una enfermedad que realmente afecta a nuestras mascotas, de manera que debemos hacer todo lo posible para aprender a identificar los casos, así como a reducir y tratar el estrés en nuestros compañeros para que disfruten de una vida saludable y larga.

El estrés en conejos

El estrés en conejos, una realidad que a menudo se ignora

A menudo no somos conscientes de que los animales también sufren estrés, y precisamente los conejos son animales que, salvo muy honrosas excepciones, son bastante nerviosos y tienen una cierta tendencia al estrés.

Cabe destacar que en este sentido, evidentemente va a haber razas que son más propensas a padecer estrés que otras, pero no debemos enfocarlo de esta manera, ya que muchas veces nos puede dar lugar a confusión, y dar por hecho que, por ejemplo, un conejo que es propenso al estrés va a tener estrés en cualquier caso, y que eso será algo normal, de la misma forma que podemos dar por hecho que una raza que no lo sea, nunca va a tener estrés y despreocuparnos en este sentido.

Desde este punto de vista, cualquier conejo puede llegar a tener estrés, a algunos les aparecerá con una mayor facilidad y a otros con menor, pero en cualquier caso, incluso dentro de la propia razas, es importante tener en cuenta que cada conejo es diferente, lo que significa que su tendencia al estrés variará y no siempre va a ser algo tan teórico como dar por hecho que, por pertenecer a ella, va a tener o no lo va a tener a lo largo de su vida.

Causas del estrés en conejos

Existen diversas causas que pueden provocar la aparición del estrés en conejos, de las cuales vamos a destacar las que consideramos más habituales para que las tengáis en cuenta.

El estrés en conejos

  • Cambiar de dueño: no es muy conocido, pero lo cierto es que los conejos se ligan fuertemente a sus dueños, de manera que si se ve obligado a cambiar de propietario, puede ser una razón suficiente para padecer estrés, de manera que, cuando adoptamos un nuevo conejo, es muy importante que sepamos que durante los primeros días va a tener una mayor tendencia a estar estresado, por lo que debemos ser cautos y actuar con mucha tranquilidad en todo momento. Utilizar el mismo perfume o añadir los mismos honores que tenía en su lugar original, puede ayudar mucho a que se integre a su nueva vida con un estrés mucho menor.
  • Estar encerrado siempre en una jaula: esta es una de las principales razones por las que la mayoría de conejos sufren estrés, y es que son muy bonitos cuando los compramos, pero con el paso del tiempo van creciendo y requieren unos cuidados, algo que no siempre reciben en todas las familias. Un conejo que está siempre encerrado va a desarrollar ansiedad, por lo que es importante que se sienta libre y sepa que dispone de espacio y compañía.
  • Los cambios bruscos en su vida: como os decíamos, los conejos tienen una naturaleza bastante nerviosa, de manera que es muy importante que los cambios que tengan que llevarse a cabo en su vida, se realicen de forma progresiva.
  • Los olores extraños: el olfato del conejo está muy desarrollado, de manera que los olores inusuales como por ejemplo los que utilizamos con las colonias y perfumes, detergentes y un largo etc., es algo que le transmite inseguridad, haciéndole creer por ejemplo que los depredadores se pueden encontrar cerca, puesto que ese color lo desconocen y no saben de dónde viene, e incluso, pueden llegar a extrañar a su propietario con la simple variación del aroma.
  • Los ruidos fuertes o poco habituales: la música demasiado alta, bocinazos, ruido del tráfico, obras, etc., todo ello son aspectos que debemos prevenir puesto que afectan negativamente al nivel de estrés en conejos. Incluso sonidos que no son fuertes, pero que tampoco son habituales, les crean inseguridad, ya que se trata de un animal que en todo momento está alerta para prevenir el ataque de un depredador, por lo que cualquier cosa que desconozca se puede convertir en una señal de que anda uno cerca.
  • Un tratamiento brusco o agresivo: y por supuesto, un conejo es un animal cariñoso, pero a la vez también muy sensible, es decir, no pasa como con un gato o un perro, sino que lo tenemos que tratar con mucha dulzura. Un conejo al que se trata de forma agresiva, se volverá agresivo, además de que se estresar a, por lo que no suele ser conveniente que estén constantemente rodeados de niños, ya que esto supone un proceso bastante negativo para ellos.

Síntomas de que un conejo está estresado

El estrés en conejos

Existen diversos síntomas que nos pueden ayudar a identificar el estrés en nuestro conejo.

  • Emitir chillidos: vamos a comenzar con uno de los síntomas claros de que el conejo está estresado y/o enfadado, el cual en realidad es uno de los menos habituales, pero también se puede presentar. Básicamente lo que hace es emitir un chillido agudo, lo cual generalmente es indicativo de que está angustiado o de que siente miedo.
  • Quedarse quieto, estar encogido y echar las orejas hacia atrás: estos también son comportamientos habituales en un conejo estresado o que siente miedo. Básicamente lo que intenta es convertirse en un animal lo más pequeño posible para esconderse de los depredadores, y de hecho es algo que puede hacer con frecuencia si tenemos otras mascotas en casa a las que tienen miedo.
  • Repetir demasiado algunos hábitos diarios: evidentemente, todos los conejos llevan a cabo tareas diarias que pueden ir desde el haberse hasta acicalarse, roer elementos de la jaula y un largo etc. Sin embargo, en el caso de que este comportamiento sea excesivamente repetitivo, estamos ante lo que se denomina como estereotipias, lo cual es un claro indicativo de que no le gusta el entorno en el que se encuentra ya sea porque no dispone del espacio necesario, o incluso porque se siente incómodo, tiene miedo con frecuencia o en general siente inestabilidad.
  • Síntomas de que el conejo está enfadado: los conejos también se enfadan, es decir, hay cosas que les gustan y cosas que no, y precisamente tienen facilidad para enfadarse cuando están estresados, lo mismo que nosotros. En estos casos, lo que hacen normalmente es gruñir, patear en el suelo o incluso rechinar los dientes.

Consejos para evitar y reducir el estrés en los conejos

El estrés en conejos

Conociendo los motivos por los que se produce el estrés, evidentemente vamos a tener gran parte del camino preparado en primer lugar para prevenirlo, y en segundo lugar para reducirlo en el caso de que se produzca.

Sin embargo, os vamos a dar una serie de consejos que serán los que deberéis tener más en cuenta para garantizar que vuestro conejo es feliz y está desestresado.

  • Asegúrate de que está en un entorno tranquilo: debemos tener la garantía de que el animal está en un lugar donde se siente completamente tranquilo, alejado de ruidos fuertes, entradas y salidas de personas que puedan resultar bruscas, o incluso también apartados de otras mascotas a las que puedan interpretar como depredadores.
  • Cuando cambie de dueño: si va a cambiar de dueño, intenta que los aromas y ruidos sean similares a los que tenía en su entorno original, consiguiendo de esta forma evitar el estrés excesivo que suelen sufrir durante los primeros días.
  • Evita los cambios bruscos en su vida: es un error de someter a nuestro conejo a cambios excesivamente bruscos, ya sea en materia de rutina o incluso en relación con su entorno, de manera que siempre debemos ir pausados y de forma progresiva.
  • Mantén su entorno limpio y bien acondicionado: las temperaturas demasiado altas o demasiado bajas, exceso o ausencia de humedad, la suciedad excesiva, etc., son aspectos que debemos cuidar mucho si queremos que nuestros conejos sean felices. Hay que tener en cuenta que, aunque son animales bastante sucios, tenemos que asegurarnos de mantener su espacio muy limpio, no sólo por higiene, sino porque les gusta estar en lugares totalmente libres de Caracas y suciedad.
  • Préstale atención y juega con él: es muy importante que le prestemos atención y que juguemos con él, pero está interactuación deberá ser tranquila, cariñosa y en un entorno en el que el animal se sienta seguro.
  • Sacarlo de la jaula de vez en cuando: el conejo necesita espacio, y normalmente los tenemos en jaulas que no le permiten disfrutar del entorno que realmente necesitan ni tampoco practicar ejercicio físico suficiente y, por otra parte, muy necesario para garantizar una buena salud. Por esa razón, lo último que debemos hacer es tener un conejo enjaulado, de manera que lo iremos sacando, al ser posible todos los días, para que pueda estirarse y andar, y sobre todo para que sienta que tiene una cierta libertad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.