Las responsabilidades de tener una mascota

Desde los cuidados para garantizar la comodidad y salud de nuestra compañera, hasta su incineración y colocación en urnas para cenizas, existe un amplio abanico de responsabilidades al tener una mascota, las cuales debemos conocer de antemano para asegurarnos de que podremos hacerles frente y, de esta forma, lograr que sea feliz y disfrute de una buena calidad de vida.

Las responsabilidades de tener una mascota

Tener una mascota es una responsabilidad

Antes de empezar conociendo las principales responsabilidades al tener una mascota, es esencial que entendamos que, desde el momento en el que ponga la patita en casa por primera vez, vamos a tener que hacer frente a una serie de cuidados que irán dirigidos a garantizar la mejor calidad de vida que sea posible:

  • Conseguir que sea feliz: su felicidad está en nuestras manos, lo que significa que vamos a tener que aportarle un entorno adecuado y unos cuidados que serán imprescindibles, así como jugar y asegurarnos de que la educamos para que la vida en común sea lo más positiva posible.
  • Prevenir las enfermedades: al igual que las personas, las mascotas enferman, de manera que debemos extremar los cuidados preventivos que evitarán lesiones y enfermedades.
  • Alimentarla adecuadamente: su alimentación es esencial, y si queremos que crezca sana y fuerte, deberemos aportar todos los elementos nutricionales necesarios.
  • Cuidarla y curarla cuando esté enferma: a lo largo de su vida con nosotros, tarde o temprano enfermará, generalmente de pequeñas enfermedades que, con unos mimos y una atención adecuada, superará sin problemas.
  • Atender todas sus necesidades especiales: cada mascota es un mundo, y nunca sabemos qué necesidades puede tener de cara al futuro. Piensa que puede desarrollar alguna enfermedad degenerativa con el tiempo, infecciones crónicas y otras enfermedades que requieren mucha atención, cuidados, medicación y paciencia. ¿Estarías preparado si algo así se produjese?
  • Despedirla con la dignidad que merece cuando llegue su último día: a todos nos llega ese último día, y por desgracia, nuestras mascotas no están exentas de ello, por lo que tenemos que asegurarnos de que será tratada como debe, y una vez que no esté, nos desharemos de su cuerpo conforme a la Ley y a su propia dignidad (alquiler de un sitio en un cementerio de mascotas o incineración de mascotas).

Debemos tener en cuenta que todas estas responsabilidades al tener una mascota van a implicar esfuerzo, sacrificio e incluso dinero por nuestra parte, por lo que sólo adoptaremos si estamos totalmente convencidos de que vamos a poder hacerle frente de verdad.

De cualquier manera, como podéis observar, vamos a tratar este tema desde una perspectiva general, es decir, si bien es cierto que la mayor parte de veces, cuando hablamos de mascotas, nos referimos a perros y gatos, también consideraremos cualquier otra mascota y nos adaptaremos a todas las necesidades concretas que pueda tener a lo largo de toda su vida.

Las responsabilidades de tener una mascota

Principales responsabilidades al tener una mascota

A continuación vamos a enumerar y desarrollar las principales responsabilidades de tener una mascota, las cuales deberéis analizar adecuadamente para comprobar si realmente estáis preparados y disponéis de todo lo necesario para proceder a su adopción.

Conociendo a tu mascota

Vamos a comenzar con algo esencial y que prácticamente nadie hace, y es que, antes de hacernos con una mascota, debemos empezar conociéndola.

Internet es el lugar perfecto para encontrar todo tipo de información y resolver vuestras dudas, muy especialmente esta página, a través de la cual queremos ayudarte en todo lo posible, pero también existen libros y otras alternativas que os ayudarán a entender mejor la responsabilidad que vais a adoptar a partir de ahora.

Pero no sólo vamos a asegurarnos de cumplir con nuestras obligaciones, sino que también es importante conocer al animal antes de que venga a casa, cuáles van a ser sus necesidades reales, los sacrificios que tendremos que hacer hasta que se adapte, los que tocará a partir de entonces y hasta su último adiós y, en general, saberlo todo sobre ellos para que cuando lleguen, sepamos que lo vamos a poder tener todo controlado y que sabremos cuidarlos como se merecen.

El cumplimiento de la legalidad

Es muy importante que conozcamos todos los aspectos legales relacionados con nuestra mascota.

En este sentido podemos destacar:

  • Si necesitamos permisos especiales para su tenencia.
  • Si existen limitaciones a la hora de sacarlos de casa.
  • Requisitos para pasear y moverse fuera de casa.
  • Exigencias y normas de convivencia.
  • Vacunaciones y desparasitaciones obligatorias.
  • Enfermedades y control.
  • Leyes contra el maltrato y el abandono.

Aprovechamos este apartado para hacer hincapié en lo recomendable que es también tener en cuenta las posibles molestias que podamos causar a los vecinos, muy especialmente las primeras semanas de adaptación, ya que en ocasiones, hay propietarios que pueden no aguantar estas molestias desde el primer momento, procediendo a denunciar o causar enfrentamientos, en cuyo caso debemos medir muy bien la mascota a adoptar, ya que si la cosa se pone complicada, no nos podemos deshacer de ella como si fuese un objeto.

En cualquier caso, recuerda que tanto tú como tu mascota también tenéis unos derechos, por lo que es importante barajarlo todo y saber cómo debemos proceder para que exista armonía en la vecindad sin que tengas que renunciar a tener a tu compañero.

La contratación de un seguro para mascotas

También hay que tener claro que hay zonas en las que es obligatorio tener un seguro para mascotas, mientras que en otras no, pero sí es aconsejable siempre que sea posible, ya que nos pueden salvar de más de un disgusto por responsabilidad civil, además de que algunos cubren veterinario y gastos.

Algunos seguros del hogar lo incluyen, pero en cualquier caso, deberemos estudiar bien cuánto nos cubren y en qué.

Por otra parte, hay países, provincias, etc. en las que no es obligatorio por norma general, pero en el caso de mascotas específicas (perros potencialmente peligrosos, mascotas exóticas, etc.) sí lo es.

Las responsabilidades de tener una mascota

El lugar donde va a vivir

El lugar donde va a vivir es muy importante.

En este sentido, debemos estudiar si la mascota en concreto en la que estamos interesados, se adaptará al entorno que podemos ofrecerle.

Por ejemplo, nunca adoptaríamos un caballo si vivimos en un piso, pero hay casos igual de evidentes que no se tienen en cuenta todo lo que deberían.

Hay mascotas que necesitan vivir al aire libre, otras en peceras, otras con condiciones muy específicas, etc.

Todo esto lo debemos estudiar, además de que, una vez que dispongamos del lugar para ubicarlas, también nos aseguraremos de que cumpla con todas las necesidades como son:

  • Sitio en el que esté cómoda.
  • Que disponga de espacio.
  • Deberá contar con un refugio (un lugar en el que sentirse protegida).
  • Disponer de sitio para hacer sus necesidades.
  • Precisará de cuencos, bebederos y otros elementos para su alimentación.
  • Todo deberá cumplir con la máxima higiene, tanto en su beneficio como en el nuestro.

Los paseos y sus necesidades

Hay animales que no necesitan que los saquemos a pasear, mientras que otros van a requerir que lo hagamos varias veces al día.

Es bueno, en el caso de aquellos en los que es factible, que los acostumbremos a aprovechar el paseo para hacer sus necesidades, pero recuerda que la Ley te obliga a recogerlas bajo riesgo de sanción, además de que es un comportamiento cívico que todos debemos adoptar.

En cualquier caso, recuerda que si tu nuevo compañero necesita paseos, debes organizar tu agenda para cumplir con ellos, es tu responsabilidad.

El celo y la mascota

Cada especie animal presenta el celo de una forma determinada, y varían sus comportamientos de modos muy distintos, por lo que en cada caso nos tendremos que adaptar.

En este sentido podemos optar por dos alternativas que son:

  • Esterilizar a la mascota para que no tenga el celo.
  • Satisfacer sus necesidades conociendo a otras personas que tengan la misma mascota del sexo opuesto.

En cualquier caso, recuerda que si hay embarazo, es otra responsabilidad adicional para nosotros, por lo que en caso de optar por la segunda alternativa, debemos asegurarnos de que vamos a poder hacerle frente.

Recuerda que hay animales que no pierden el celo hasta que quedan embarazadas, por lo que la alternativa más idónea para la mayor parte de casos es la esterilización.

Educando a la mascota

La educación es esencial tanto para el humano como para la mascota, por lo que es otra de las responsabilidades de tener una mascota que debemos considerar.

Dependiendo del animal que se trate, podremos educarlo y/o entrenarlo más o menos, pero en cualquier caso, es importante que evitemos que molesten a otras personas o animales, y que en definitiva, aprendan que deben cumplir con unas normas básicas para que haya armonía y evitemos problemas.

Las responsabilidades de tener una mascota

La alimentación de tu mascota

La alimentación es un aspecto muy importante y que pocas veces se tiene en cuenta.

Las mascotas no son personas, lo que significa:

  • No comen lo que tú comes.
  • Sus necesidades nutricionales son diferentes a las tuyas.
  • Respeta su naturaleza y no mezcles tus ideales con su salud. Si no estás dispuesto a entender que tu mascota es carnívora, no la tengas.
  • Hay alimentos que para ti están muy ricos, pero para ellas son veneno.

Os decíamos al principio del listado que es importante conocer las necesidades y particularidades de la mascota antes de su adopción, y de entre todas las cosas que debemos aprender antes de que venga a casa, está su alimentación.

Aprende bien qué puede comer, qué debe comer, qué caprichos nos podemos permitir, y qué comida está completamente prohibida para ellos.

El tiempo que le vas a poder dedicar

Una mascota es una compañera, no un objeto ni un Smartphone que podemos encender y apagar cuando no nos apetece jugar con él.

Eso significa que le debemos dedicar tiempo, cariño y compañía.

Si no podemos cuidar una mascota, no la regalemos a nuestros hijos por el mero hecho de que la hayan pedido, ya que si no cumplen con su responsabilidad, deberemos ser nosotros los que los cubramos.

De igual manera, si vivimos solos y salimos a primera hora, llegando a última hora de la noche, tenemos que elegir bien a la mascota, ya que no le vamos a poder dedicar el tiempo que necesita a la mayoría.

Cuidando su salud y previniendo enfermedades

Una buena alimentación y ejercicio físico es lo principal que va a necesitar nuestra mascota para prevenir dolencias y enfermedades.

Sin embargo, también hay otras obligaciones en este sentido como:

  • Vacunas: las hay obligatorias y voluntarias.
  • Antiparasitarios: tanto internos como externos.

Todo esto ayudará a evitar enfermedades, infecciones y todo tipo de dolencias, pero como ya sabemos, por mucho que nos cuidemos, nada es infalible, de manera que en el caso de que se produzca algún problema de salud, debemos tener a mano un buen médico para mascotas.

La asistencia veterinaria

El veterinario es ese médico, y es importante que nos aseguremos de que estamos en manos de un buen profesional.

El mundo de la veterinaria ha avanzado mucho en los últimos años, dando lugar a todo tipo de tratamientos (incluso paliativos), pruebas médicas, etc. que nos ayudan tanto a determinar la presencia de una enfermedad como a tratarla de la mejor forma posible.

Pero no debemos esperar a que se produzca para encontrar el veterinario, sino que, antes de tener la mascota, ya deberemos saber cuál es el mejor de nuestra zona, preguntar si tratan a nuestra mascota (los veterinarios suelen especializarse, de manera que por ejemplo, muchos no tratan conejos, o aves exóticas, etc.), y sobre todo tener en cuenta si dispone de servicio de urgencias.

Hay zonas muy pobladas donde algunos veterinarios ofrecen servicios de urgencias ininterrumpidamente, pero en otras que lo están menos, este tipo de asistencia la comparten entre varios veterinarios, de manera que debemos tener el teléfono o teléfonos que nos permitan contactar en caso de que se produzca un caso urgente.

El momento de darle el último adiós a tu mascota

Aunque no queramos que esto ocurra, al final no nos quedará otra que dar el último adiós a nuestra mascota.

Una vez que haya llegado este momento, debemos entender que sólo hay dos opciones legalmente hablando, las cuales son:

  • Enterramiento en un cementerio para mascotas.
  • Incineración de la mascota.

Recuerda que el Reglamento Europeo 1069/2009 prohíbe hacerlo de otra forma diferente, y en ambos casos, el proceso se deberá llevar a cabo a través de empresas especializadas y que cumplan, a su vez, con diferentes leyes y normativas de elevada exigencia en materia de ecología y salubridad.

De ambas alternativas, la más utilizada en la actualidad es la incineración de la mascota, ya que tiene un precio muy asequible y permite diferentes alternativas:

  • Incineración individual de la mascota (cremación individual de mascota).
  • Incineración colectiva de la mascota (cremación colectiva de mascota).
  • Realización de un velatorio.
  • Incineración de urgencia (horarios no laborales como fines de semana y entre semana de 19:00 a 7:00).
  • Recogida del animal en el domicilio.
  • Entrega de las cenizas del animal en el domicilio.
  • Adquisición de urna para su conservación.
  • Joyas para cenizas de mascotas.
  • Entrega del certificado de incineración o certificado de cremación.
  • Entrega de flores a la familia.
  • Recordatorio web de nuestra mascota.

Este es un resumen con todas las responsabilidades de tener una mascota, de manera que os aconsejamos que le echéis un vistazo y lo analicéis todo bien antes de proceder a llevarla a vuestra casa, ya que sólo así tendréis la garantía de que podréis garantizar para ella una adecuada calidad de vida y felicidad.

Un comentario sobre «Las responsabilidades de tener una mascota»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.